PiñasLa tecnología va evolucionando a una velocidad que hace muy difícil estar al tanto de todo, más aún si es una herramienta de trabajo y no tu área de trabajo. Si utilizas internet como herramienta, necesitas saber cómo usarla y qué puedes hacer… pero no vas a estar investigando cada día qué ha salido nuevo.
La tecnología queda como algo ‘de fondo’, a lo que quizá no prestamos atención, pero que influye en qué podemos o no podemos hacer a la hora de publicar.

Es posible que además de crear una plataforma de publicación (un blog, portal,…), utilices también otros espacios en diferentes redes sociales, por ejemplo. Y lo que parecía una buena idea, de pronto la da sensación de que complica el día a día. Si tengo una noticia, ¿la escribo en el blog? Pero parece que la gente la comenta más en Facebook… así que la pongo allí…

  • primero de todo, debes decidir cuál es el lugar para cada cosa: esto, a Facebook; esto otro, al blog; esto, a Twitter. Los criterios para decidir esto serán las características de lo que se publica (su longitud, su formato, si conviene que perdure o no,…) y a quién va orientado (si es algo público, no debería ir en una red social sólo…)
  • existen mecanismos que permiten vincular el blog con tu perfil de Facebook o de Twitter. De esta forma, cada vez que escribas algo en el blog, se difundirá automáticamente a los perfiles que tú determines. Esto permite que te despreocupes en el día a día de realizar este trabajo.
  • es posible que crees perfiles en redes sociales propios a actividades, colectivos, eventos,… que deberán tener su tratamiento autónomo del resto, pero no independiente. Es decir, si creas una página en Facebook sobre un evento concreto, deberás publicar ahí únicamente lo relativo a dicho evento. Y, por supuesto, sí puede ir la publicación en el otro sentido, es decir, que lo que se publica relativo al evento se traslade al resto de la red (blog, twitter,…).
  • en ocasiones, utilizar herramientas de microblog es esencial para captar la naturaleza del evento (poder ‘retransmitir’ un evento, por ejemplo). En este caso, conviene crear una ‘marca’ y utilizar ese hashtag para que quienes asisten puedan compartir lo que deseen, y quienes no estén, puedan seguir el evento.
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *