Los contenidos (sea texto, vídeo, audio, imagen,…) es la parte central y más importante de cualquier sitio web. A veces centramos la atención en la fase de creación o en el aspecto, cuando el día más importante de un blog es el siguiente: de qué vas hablar mañana, tras lanzarlo, o tras lo último que acabas de publicar…

Sé sociableLas personas que llegan a tu blog pueden aportar información extra a tu contenido (y a ti mismo) que sin duda puede enriquecerlo. Por tanto, el primer consejo es que no tengas miedo de los comentarios. No pienses que cualquiera que quiera comentar va a ser un troll. Y por supuesto, siempre puedes evitarlos.

Más aún, te recomiendo que crees los artículos pensando en quien lo vaya a leer, y fomenta de alguna manera la posibilidad de comentarlos:

  • lanza preguntas,
  • responde a los comentarios y busca posibles sinergias en ellos
  • facilita el seguimiento de los comentarios siguientes, lo que puede generar cierta forma de debate.

Por muchas razones, puede no ser fácil que quien lee un artículo desee comentarlo. No pierdas la esperanza y sigue con ello.

Por supuesto, no pierdas de vista las redes sociales. Por un lado, son un espacio de comunicación muy interesante, en el que también puedes hacerte presente con un perfil. Pero sobre todo, es importante permitir que quien lo desee, pueda referenciar tu contenido en cualquiera de ellas. Por ello, incluye botones que permitan hacerlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *